jueves, 29 de marzo de 2018

Nudismo y yoga.


El yoga es una práctica que nace  en la India según sus historiadores hace unos 3000 años, pero  podría tener una antigüedad de más de 5000 años según diversas excavaciones hechas en la cordillera del Himalaya y donde se han localizado estatuillas con diversas posturas yóguicas y de meditación.




Hacia el 1900 d.C. se inicia lo que podríamos llamar el yoga contemporáneo cuando numerosos maestros llegan a occidente y dan origen a las distintas escuelas que se conocen en la actualidad.
La cultura occidental desconocía la filosofía india hasta que algunos filólogos europeos comienzan a estudiar el sánscrito en el siglo XIX.


Pero no es hasta los años 80 del siglo pasado cuando se populariza el ejercicio del yoga a nivel mundial.
Las técnicas han evolucionado pero la filosofía original se ha mantenido y es una alternativa contra el estrés y la ansiedad que causa el ritmo de la vida moderna.









La práctica de  yoga con las distintas posturas “asanas”, control respiratorio “pranayama”, canto de mantras, meditación y relajación nos facilitan la unión de todos los aspectos del ser que es el único objetivo de la práctica del yoga (La palabra yoga significa unión).
La ausencia de cualquier tipo de vestimenta facilita las distintas posturas y permite observar a los monitores cualquier imperfección en su ejecución. Cualquiera que lo haya practicado alguna vez sabe que por más holgadas que sean las prendas o mas pegadas al cuerpo siempre estorba algún pliegue o alguna costura.




Entonces por qué no aunar los beneficios del yoga con los beneficios de estar desnudos y animarnos a practicar esta actividad sin ropa.  Es verdad que en la mayoría de los casos,  los talleres donde se imparte son reticentes a esta modalidad básicamente por desconocimiento, pudor o los prejuicios que ya conocemos existen hacia el cuerpo desnudo.


Todo es cuestión de formar un grupo y buscar un monitor que esté dispuesto a dar las clases de esta manera.
En distintas ciudades se imparten clases con el titular  “Solo para hombres” No se como son esas clases pero el solo hecho de la discriminación ya rompe con la filosofía nudista.



Desde hace unos años hemos formado con algunos amigos un grupo de yoga nudista, nosotros ya éramos nudistas, queríamos practicar yoga, sólo tuvimos que ponernos en campaña para conseguir una sala y un profesor, profesora en este caso que nos ha iniciado en este mundo. Somos pocos, las clases con música relajante, luz de velas y saumerios son un oasis donde reponernos del estrés de la vida cotidiana.



Practicamos el Hata yoga, el yoga del Sol y de la Luna y trabajamos la parte física, psíquica y espiritual desde la presencia y la conciencia. Poniendo en armonía las energías de acción y exteriorización y las de abandono o entrega e introspección.
Con esta práctica se encuentra facilidad para la concentración y la relajación, mayor cualidad energética, elasticidad de la musculatura, fortalecimiento de las articulaciones y  mejora postural.



Os animo a que forméis un grupo o que os entereis de alguno ya en marcha.
El yoga es otra más de las actividades que se pueden hacer perfectamente sin ropa, en invierno en alguna sala acondicionada y por supuesto en verano en tantos parajes maravillosos como playas o pantanos, a la hora del atardecer sería un momento idóneo para relajarnos y meditar.





Quique

6 comentarios:

  1. Muy interesante el artículo. Soy un ignorante en esta disciplina, y además carezco de elasticidad corporal, pero me encantaría iniciarme en ella y si fuera posible desnudos, sería fantástico. Es una suerte encontrar tanto una profesora como un grupo con el que compartirlo, espero que llegue el día para disfrutarlo como vosotros.

    ResponderEliminar
  2. Nakedu, uno de los grandes equivocaciones de la gente es que se necesita elasticidad para practicar yoga, nada mas lejos de la realidad, como en todo a medida que vas avanzando en la practica vas ganando elasticidad, resistencia y equilibrio. Solo se necesita relajarse y llegar hasta donde nuestro cuerpo nos lo permita. Espero que puedas encontrar ese grupo y sino te propongo que tu mismo lo organices en tu ciudad, ya nos contaras. En todo caso muchísimas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Genial compartir esta experiencia, a ver si realmente a partir de conocer vuestra iniciativa, es posible que surja en más sitios. Yo lo veo muy improbable en mi ciudad pero me encantaría. En una ocasión hice yoga nudista y me quedé con ganas de más. Un abrazo Quique!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eladio por tu comentario, quizá lo que ahora ves como improbable en poco tiempo pueda ser factible, solo hace falta que dos o tres os pongáis de acuerdo o que algún yogui proponga esta modalidad en sus clases. Ya has probado la experiencia con lo cual ojala puedas repetirla.

      Eliminar
  4. Genial el artículo! Otra de mis asignaturas pendientes que espero poner en práctica algún día :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Nudista Viajero por tu comentario, espero tengas la oportunidad de asistir a alguna clase y disfrutes tanto que quieras repetir.

      Eliminar