sábado, 26 de noviembre de 2022

Visita naturista a la exposición "Esto no es un cuerpo"

No es la primera vez que compartimos información sobre visitas nudistas a algunos museos, pero es una actividad que nos atrae tanto y que nos encantaría poder realizar, que sentimos una gran admiración por los miembros de la ANP Paris, que de nuevo, han hecho posible que se organicen varias franjas horarias naturistas para visitar la exposición "Hiperrealismo" en el museo Maillol de París. 

La exposición estará abierta hasta el día 5 de marzo, si alguien puede ir a esa visita, estaríamos encantados de que nos cuente su experiencia.

Y a tí, ¿te gustaría participar en una de esas visitas?


Visita naturista vespertina a la exposición "esto no es un cuerpo" Museo Maillol de París 11/10/2022



El Museo Maillol (París VIIe) ha abierto varias franjas horarias naturistas para descubrir la exposición "Hiperrealismo", que estará abierta hasta el 5 de marzo. 

Esta es la historia de la primera sesión naturista abierta a la prensa.


El jueves 10 de noviembre, los voluntarios de la ANP PARIS ocuparon una sala del sótano del Museo Maillol para preparar la logística de las primeras veladas naturistas de la exposición "Esto no es un cuerpo".

De hecho, una parte del museo se ha transformado en guardarropa y depósito de la ropa de los visitantes.



Se invita a los visitantes a que se desnuden y coloquen sus pertenencias en bolsas grandes. 

Se les pide que dejen allí sus teléfonos móviles (excepto en la sesión abierta a la prensa).

Para algunos y algunas es el primer contacto con la desnudez social, se adivinan algunas risitas pero todo va bien






Primer contacto entre visitantes y prensa, primeros intercambios sobre las motivaciones de cada uno.

Varios medios importantes están allí: M6, el Kombini parisino, Rai, revista de psicología, revistas artísticas, ELLE, etc.





Varios periodistas se desnudan para compartir el sentir de los participantes.





En las siguientes visitas hubo tantos naturistas confirmados como no naturistas que acudieron a probar la desnudez social.

Hay muchos jóvenes entre estos nudistas primerizos. 

Esto confirma que si queremos hacer descubrir nuestro arte de vivir y los beneficios de la desnudez en común, estos eventos artísticos o urbanos son una buena manera.











A veces, darse cuenta de quién es la estatua y quién es real puede ser difícil, especialmente en la oscuridad.








Los visitantes también pudieron descubrir las obras del artista Maillol, que trabajó extensamente sobre el cuerpo humano.






Al final una estupenda velada.

Intercambios con periodistas, algunos han cambiado su punto de vista sobre nuestro arte de vivir.

Muchas jóvenes se sorprendieron al sentirse tan cómodas desnudas, entre extraños que también estaban desnudos.

Algunos nos dijeron que era difícil volver a vestirse.

El paralelo con las obras funciona.

Felicitaciones a los voluntarios naturistas de ANP Paris por su acogida a los visitantes, su disponibilidad y el trabajo realizado.

Laurent, presidente de los naturistas de París


Fuente: https://leblogdelaffn.fr/soiree-visite-naturiste-de-lexpo-ceci-nest-pas-un-corps-musee-maillol-a-paris-10-11-2022/

Nota: todas las fotografías proceden del artículo al que hacemos referencia.

miércoles, 16 de noviembre de 2022

Calas nudistas del embalse del Burguillo (Ávila)


Calas nudistas del Burguillo. No diréis que no están bien indicadas.


En esta entrada os  voy a hablar de uno de mis lugares favoritos de interior para practicar nudismo. No es la  primera vez que en este blog hablamos de esta forma de disfrutar de la naturaleza al desnudo, pero quizá sea positivo dar a conocer lugares concretos para animar a la gente de la zona o a nudistas de paso, a descubrir y disfrutar estos rincones donde tradicionalmente se hace nudismo pero que quizá no sean tan conocidos por la mayoría de nudistas que únicamente se plantean el nudismo en playas o calas en el mar.

Como nudista que vive en Salamanca mis opciones para disfrutar al desnudo en un entorno natural con tranquilidad están bastante limitadas así que desde hace años estoy en el empeño de buscar y compartir lugares de interior para poder hacerlo con tranquilidad. El embalse del Burguillo en Ávila resulta un lugar ideal en este sentido así que os animo a conocerlo. Yo, en realidad, no necesito buscar más.

¿No os parece un lugar ideal para estar desnudo?

Yo suelo ir varias veces a lo largo del verano a pasar el día, bien con mi pareja, bien con amigos. Desde Salamanca está a una hora y media en coche, aproximadamente, a media hora desde Ávila. También me parece una buena opción para los nudistas de Madrid, de hecho yo quedo con amigos que van desde Madrid a pasar el día, aunque soy consciente de que los nudistas de la capital suelen ir más al embalse de San Juan por cercanía.

En San Juan he estado en una ocasión hace varios años y si bien me gustó, sigo prefiriendo el Burguillo, me queda más cerca, es muy tranquilo y realmente es un lugar precioso y cómodo en el que pasar el día desnudo sin que nadie te moleste. A veces te encuentras a otros nudistas y en ocasiones tienes las calas nudistas en exclusiva para ti o tu grupo de amigos pero siempre me he sentido en paz en este lugar.

¿Y si siempre me he sentido en paz en el Burguillo por qué se me ocurre la idea de publicar una entrada animando a los nudistas de la zona o a aquellos que puedan estar de paso en un momento dado a acudir en batallón a este bonito embalse? Pues hombre, la respuesta es sencilla pero múltiple. En primer lugar no creo que se nos vaya de las manos y si así fuera ¡ojalá! y en segundo lugar porque un sitio así creo que merece ser compartido.

También tengo la convicción de que soledad no siempre es sinónimo de paz y muchedumbre de caos, las cosas no son blancas o negras, normalmente nos tenemos que mover en una interesante escala de grises. Y si quiero que los lugares nudistas de interior (aplicable también a los de costa) se mantengan o desarrollen, si algo necesitan, es de nudistas que los utilicen.

El atardecer es espectacular.

No obstante y aunque esto pueda sonar extraño, a veces no se trata de lograr que haya muchos nudistas para afianzar la práctica, sino que haya nudistas de calidad. Ese tipo de nudistas que aprecian el lugar en el que están, lo valoran y lo cuidan. Nudistas que acuden con regularidad y que lo consideran su espacio al mismo tiempo que lo comparten de manera generosa con quienes saben que lo van a disfrutar de igual modo. Esos nudistas.

Así que sólo me queda explicaros cómo llegar, no es difícil. Si vas desde Ávila, tienes que coger la carretera dirección el Barraco, una vez pasado este municipio, a unos kilómetros, el siguiente desvío que tienes que seguir está a la derecha, carretera Av-902 dirección Burgohondo. Justo pasado el kilómetro 19 un camino a la izquierda te llevará a las calas. 

Mi recomendación es dejar el coche al inicio de este camino (hay una zona más ancha donde se puede aparcar) y hacer un paseo hasta las calas que dura unos veinte minutos. Hay gente que sigue con el coche y aparca más cerca, pero el camino no está muy bien y personalmente lo considero innecesario.

Indicación a mitad del camino hacia las calas.

Como os podréis imaginar no hay ningún tipo de servicio en esta zona, todo lo que vayáis a necesitar lo debéis llevar de casa. No vais a tener sombra junto al agua, así que una sombrilla y crema para el sol además de una buena cantidad de agua, serán imprescindibles para pasar un bonito día sin sufrir. 

Ojalá alguien se anime a ir al Burguillo tras leer esta entrada o si has estado, me encantaría leer algún comentario con tu experiencia. Me gustaría pensar que el nudismo de interior pueda ponerse de moda y nos encontremos por diferentes lugares de nuestra geografía disfrutando de maravillosos paisajes, tenemos una gran riqueza natural para disfrutar con responsabilidad.

Nos podemos encontrar ¿Te animas?

Como veréis, la señalización "artesanal" es variada.


Eladio.



domingo, 6 de noviembre de 2022

La vida en cueros

Compartimos este artículo titulado "La vida en cueros", en el que se expone como se intentó promover esta forma de vida a través de la fotografía desde hace más de un siglo, las diferentes interpretaciones que se le dieron desde el punto de vista social, las dificultades que tuvieron para su correcta aceptación y para su publicación, siendo también objeto de censuras y prohibiciones.

Un siglo después, continúan existiendo las mismas trabas en todos los sentidos e incluso la censura por parte de las redes sociales, se ha acentuado, no aceptando la publicación de ciertas partes de nuestros cuerpos que sí se permitían en el siglo pasado.

¿Es posible y entendible que más que evolucionar hayamos sufrido una involución?


Los naturistas creían que la desnudez era profundamente beneficiosa para la sociedad. Para difundir el mensaje, recurrieron a la fotografía.

Desde hace unos 100 años, los naturistas -antes conocidos como nudistas- sostienen que desvestirse en público mejora física y moralmente. Primero promovieron sus ideas en libros y revistas ilustradas en los años 20 y 30, y pronto extendieron sus reivindicaciones a los placeres y prácticas de ver cuerpos desnudos en fotografías. Lo hicieron, en Gran Bretaña, ante un público incrédulo y un sistema legal hostil con ideas estrictas sobre la decencia y la obscenidad.

¿Puede ser bueno ver desnudos? Los animados debates planteados por los nudistas históricos sobre los placeres y los poderes de mostrar el cuerpo desnudo son fascinantes. Aportan perspectivas sorprendentes sobre cuestiones relativas a la belleza física, la naturaleza y el cuerpo sexualizado.

Aunque todos nacemos desnudos y el cuerpo desnudo es tan antiguo como la humanidad, el nudismo social como causa diferenciada y como comunidad organizada tiene orígenes alemanes de finales del siglo XIX. Filósofos, artistas y reformistas sociales buscaron alternativas antiurbanas y antiindustriales como forma de promover un modo de vida más natural y auténtico. Su interés por las curas naturales de la salud a través del ejercicio, la dieta y la exposición purificadora del cuerpo al sol dio lugar a un culto a la desnudez practicado en parcelas dedicadas a la gimnasia en grupo y a la natación al aire libre, y promovido a través de un conjunto de celosa literatura en los primeros años del siglo XX. Algunas de estas ideas sobre la salud, la juventud y el cuerpo bello triunfante servirían más tarde de base a la literatura nazi sobre la aptitud nacional y la superioridad racial.

Viajeros internacionales de toda Europa y Estados Unidos participaron en las prácticas nudistas alemanas antes y después de la Primera Guerra Mundial, y escribieron con entusiasmo sus experiencias para el público de habla no alemana. El sociólogo neoyorquino Maurice Parmelee fue uno de los visitantes estadounidenses que se convirtió a la causa. Su libro Nudism in Modern Life: The New Gymnosophy (1929) desarrolló una teoría de la desnudez para un público anglófono. Afirmaba que la "gimnosofía" -su término preferido, por ser una palabra griega antigua que combina desnudez y sabiduría- "representa la simplicidad, la templanza y la continencia en todas las fases de la vida. Es útil en la educación de los jóvenes", afirmaba, "en las relaciones entre los sexos y en la promoción de una organización democrática y humana de la sociedad". En consecuencia", argumentaba, "las implicaciones de la gimnosofía se extienden mucho más allá de la práctica de la desnudez, ya que connota un cambio profundo en la perspectiva y el modo de vida".

El peinado del año pasado, por Ervin Marton, de The Naturist, enero de 1955. © Ervin Marton Estate

Para Parmelee, y los que siguieron su línea de pensamiento, el nudismo era libertario, democrático y humanitario. Afirmaba que permitiría crear un mundo más igualitario, destruyendo los sistemas de clases y castas, y estableciendo la igualdad de género. El nudismo, afirmaba, "es una poderosa ayuda para el feminismo, porque suprime la barrera artificial e innecesaria del sexo y la distinción de la vestimenta". El movimiento gimnosófico es", creía, "la continuación lógica y la consumación del movimiento de la mujer, ya que por fin lleva a la mujer al mundo del hombre y al hombre al mundo de la mujer, para que puedan verse mutuamente como realmente son". El estudio de Parmelee estaba ilustrado con fotografías en blanco y negro de jóvenes alemanas blancas desnudas que adoptaban poses de baile expresionistas o saltaban de alegría al aire libre.

Cuando a mediados de la década de 1920 se establecieron en Gran Bretaña los primeros clubes nudistas a pequeña escala, empezó a surgir una literatura promocional de cosecha propia. A principios de la década de 1930, se podían adquirir varias publicaciones periódicas nudistas a bajo precio en los quioscos británicos, desde la efímera Gymnos, que se autodenominaba "Para nudistas que piensan", hasta la trimestral Sun Bathing Review, de mayor duración. Ambas estaban pobladas de artículos de alto nivel escritos por médicos, psiquiatras y clérigos que detallaban los mensajes físicos, mentales y espirituales del movimiento.

Los editores de Gymnos, al igual que Parmelee, creían que el nudismo tenía el poder de "unir todas las sectas y denominaciones en una sola hermandad". Para ello, y para mantener la reputación, la desnudez pública y social debía separarse de cualquier asociación con el sexo. Para ello, los practicantes argumentaban que el nudismo rechazaba el "pudor convencional" y producía un sistema alternativo de "propiedad, castidad y moralidad". Esto se basaba en "motivos puros" de "simplicidad, belleza y verdad".

La transformación psicológica que supondría ver los cuerpos desnudos de los demás era uno de los principios básicos del primer nudismo. Para mostrar el aspecto de este mundo utópico, las revistas nudistas británicas incluían fotografías de desnudos realizadas por fotógrafos profesionales. Estas imágenes, tomadas en su mayoría en exteriores, a veces documentaban a nudistas practicantes en campamentos, pero más a menudo mostraban modelos idealizados y heroicos en posturas clásicas o pictóricas. Sun Bathing Review promocionaba especialmente su condición de "copiosamente ilustrada", lo que le aseguró un número de lectores de 50.000 en su segundo número, mucho más que la cantidad de nudistas practicantes de la época. Bertram Park, un retratista cuyo estudio fotográfico era frecuentado por la familia real, así como por bailarines desnudos, era el editor artístico honorario de la revista.

No 10 Campamento de la Nottingham Sun and Air Society por A J Peacock Pochin, de la Sun Bathing Review, 1941. © A J Peacock Pochin

Park sostenía que la "conciencia de la cámara" por parte de la modelo era uno de los mayores obstáculos para el éxito de la fotografía. Sólo en raras ocasiones, como en las llamadas colonias nudistas de Inglaterra y del continente, o en las escuelas de verano de las Sociedades de Baños de Sol, se consigue una completa inconsciencia de la desnudez", decía. En consecuencia, y debido a su afirmación de que las dimensiones de "la chica media de clase media están desproporcionadas desde la cabeza hasta las caderas", recomendaba modelos profesionales esculturales como sujetos fotográficos en lugar de las tallas y formas mixtas de los nudistas reales. El poder de persuasión de los resultados, argumentaba, era importante para "el bienestar moral y físico de la sociedad".

Esta Venus moderna que toma el sol hoy en día... de la revista Health & Efficiency, Navidad de 1936. Cortesía de Hawk Editorial Ltd

Aunque sin duda contribuyó a las ventas de revistas entre los no nudistas, que abrazaron con entusiasmo la nueva oportunidad de devorar imágenes de cuerpos desnudos, se argumentó que mirar desnudos tenía efectos de mejora en la mente y el cuerpo. Los cuerpos de las modelos, siempre delgados, blancos y jóvenes, ofrecían modelos de vida. Alentaban a los malsanos a ponerse en forma y eran un espejo instructivo para los cuerpos que no eran modelos. El primer nudismo, a pesar de sus pretensiones igualitarias, se basaba en principios eugenésicos sobre los cuerpos "buenos" y "malos", lo que llevó a hacer declaraciones discriminatorias sobre quienes no estaban a la altura de sus ideales. Parmelee, por ejemplo, consideraba que los que tenían el estómago gordo debían mirar y aprender: Esta masa de carne poco manejable, que a veces contiene pliegues y arrugas, y que se agita como una gelatina con el movimiento del cuerpo", observó, "es una de las imágenes más desagradables en los círculos gimnásticos". Sostuvo que el nudismo 'es la medida más eficaz para eliminar esta monstruosa distorsión, difundiendo un ideal de belleza humana y avergonzando a los que están tan lejos de ella'.

En sus inicios, el nudismo también era visto por sus adeptos como un correctivo sexual. El sexólogo Norman Haire afirmaba que "muchas de las dificultades sexuales de nuestra sociedad moderna se deben a la excesiva represión, por lo que acojo con satisfacción cualquier canal inofensivo para desviar los impulsos que, de otro modo, podrían manifestarse de forma perjudicial o incluso simplemente desagradable para la sociedad". Sugirió que los "mirones" y los exhibicionistas "deberían ser condenados a asistir regularmente a un campamento nudista". El rasgo distintivo del nudismo consistía en mirar los cuerpos de los demás de forma desinteresada. El fundador de Spielplatz, uno de los clubes nudistas más antiguos de Gran Bretaña, creado como negocio en 1930, sostenía que "es tan agradable contemplar cuerpos humanos bien cuidados como buenos caballos, perros de carreras o pájaros al vuelo". En su club, decía a los aspirantes a socios, "admiraréis lo bello, os compadeceréis de lo ajeno y os propondréis mirar lo propio con miras a su mejora".

Un rincón del restaurante de Una charla confidencial sobre la Spielplatz, edición de 1948. Cortesía del Archivo del Patrimonio de la Spielplatz

Todo esto estaba muy bien en los espacios del club, poblados por nudistas de todas las edades y tamaños. Uno de los asistentes, el filósofo C E M Joad, describió los campamentos nudistas en 1938 como "los lugares más castizos que he visitado". Después de haber estado allí 10 minutos", observó, "los cuerpos del otro sexo no son más atractivos que los cadáveres en una carnicería". Pero quienes producían las revistas nudistas tenían otras ideas sobre quiénes debían ser mirados. Los nudistas arrugados, panzones o peludos que realizaban sus rutinas diarias en el campamento -friendo el desayuno o cavando una letrina- eran dejados de lado en favor de las fotografías de coristas desnudas y culturistas musculosos dispuestos de forma seductora en entornos pastorales. Según sus promotores, estas fotografías proporcionaban a los lectores "inspiración". Por el contrario, "las fotografías aburridas y poco artísticas de la vida en los campamentos" podían desanimar a los "novatos indecisos". Las fotografías actuaban como un "escaparate" de su "gran movimiento" que, decían, "sólo puede florecer si se expande continuamente. Necesitamos convertir a más y más personas a nuestras creencias para ayudar a restaurar la cordura y la simplicidad en el mundo".

A finales de la década de 1930, el número de miembros nudistas en Gran Bretaña era el más alto de la historia, con unos 40.000 miembros. Se lanzaron nuevas revistas nudistas, con más de 100.000 lectores por número; evidentemente, a la gente le gustaba más mirar que participar. En tiempos de guerra, los nudistas encontraron nuevas justificaciones para su causa, cuando el sol y el aire fueron reconcebidos como "beneficios no racionados", y la salud pública fue una prioridad nacional. El desnudo fotográfico también adquirió nuevos significados en una cultura más amplia en la que las pin-ups estaban alcanzando popularidad como importaciones de Estados Unidos.

La organización británica de investigación social Mass Observation observó la prevalencia de las imágenes de mujeres que adornaban los alojamientos de los militares, y llevó a cabo "un experimento de gusto" en 1944, proporcionando a los soldados, marineros y aviadores una docena de reproducciones de pinturas famosas, ilustraciones gráficas y fotografías de estrellas de cine. La selección incluía una fotografía de la prensa nudista de una modelo desnuda dispuesta alrededor de una roca bajo un cielo nublado, tomada por el fotógrafo Horace Roye-Narbeth. Conocido profesionalmente como Roye, su fotografía ocupó fácilmente el primer lugar en la valoración; fue la única imagen que no desagradó a nadie. Los críticos utilizaron términos como "llena de vida" y "limpia y decente". Un soldado de 22 años afirmó que el desnudo ganador debería titularse "Merece la pena luchar".


Contemplación (c1944) de Roye. Cortesía de Vanessa Gibson de la Colección Colin Narbeth


Los desnudos se percibían como un tónico nacional en tiempos de guerra, y su contemplación era reparadora. Pero los nudistas eran conscientes de que podía haber formas correctas e incorrectas de mirar. Un cuestionario publicado en la revista Sun Bathing Review en 1945 preguntaba: "¿Qué tan buen bañista es usted? Para superar la prueba, los lectores debían ser capaces de identificar los rayos solares actínicos y abióticos, las ventajas relativas de las lámparas solares artificiales y una lista de alimentos que contienen vitamina D. Los "buenos" nudistas eran los que entendían la práctica intelectualmente. Sin embargo, a los miembros más instruidos les preocupaba que los lectores se fijaran en las representaciones de la carne con fines menos eruditos. El psicólogo experimental J C Flügel, por ejemplo, había advertido en una reunión de la Sociedad de Educación Sexual en 1938 que "incluso los editores de nuestras revistas nudistas deben admitir que la mayoría de sus lectores se sienten atraídos por un interés sexual en las imágenes".

Las revistas nudistas de quiosco ofrecían un suministro accesible, barato y moralmente justificable de fotografías de desnudos en una época en la que el material pornográfico era ilegal y difícil de encontrar en el dominio público. Sin embargo, los colaboradores de los foros de las publicaciones nudistas se esforzaban por mantener la condición no sexual del nudismo. Los miembros argumentaban que "el verdadero naturista considera su desnudez como algo no afectado y natural, simple y abierto. Esto, o una representación fotográfica adecuada de ello, no debería tener ningún efecto provocativo", afirmaban, "excepto, tal vez, para una mente obsesionada con el sexo, que, en cualquier caso, encontrará el vicio en el tema más inocente". Otros replicaban que se sabía que las fotografías de desnudos se vendían con fines de estimulación sexual, pero los incondicionales insistían: "No hay nada subrepticio en la exhibición de auténticas ilustraciones naturistas"; éstas "hacen más por fomentar una visión limpia de la desnudez que todas las charlas sobre moralidad del mundo". Sin embargo, para la población en general, la desnudez pública seguía siendo conflictiva. Algunos líderes religiosos estaban seguros de que el nudismo era depravado. Incluso entre los más moderados, el nudismo era a menudo un asunto de risa, el blanco de bromas obscenas cargadas de insinuaciones y un tema popular para las postales cómicas.

Lo que podríamos considerar la "visión limpia de la desnudez" que ofrecían las fotografías de desnudos en la Gran Bretaña de mediados de siglo era visualmente particular. Para mantenerse en el lado correcto de la ley de obscenidad, los genitales y el vello púbico tenían que estar ocultos. Esto significaba que los sujetos de las fotografías nudistas a menudo daban la espalda a la cámara (las nalgas estaban permitidas), se recortaban de las caderas hacia abajo (los pechos estaban permitidos) o las zonas ofensivas se ocultaban de otro modo con miembros o accesorios estratégicamente colocados. Cuando se incluían vistas frontales o laterales ininterrumpidas, los genitales tenían que ser borrados en la postproducción mediante "retoques", es decir, tachando las partes ofensivas en el negativo fotográfico. Los nudistas se quejaban de que sus principios de libertad de la vergüenza y liberación de las convenciones se veían comprometidos por estos tratamientos. Reforzaban la idea de los frutos prohibidos y deformaban el mensaje nudista.

Beauty on the Beach por Roye de la revista Health and Efficiency, septiembre de 1946. Cortesía de Vanessa Gibson de la Colección Colin Narbeth.

En la década de 1950, los nudistas habían establecido su caso de salud y estaban logrando cierta aceptación de la corriente principal. Al mismo tiempo, se resignaban al hecho de que, como observaba un colaborador habitual en Sun Bathing Review en 1951: "El nudismo y la fotografía parecen ir de la mano, nos guste o no". Reflexionaba: "Se ha dicho que todos los nudistas son fotógrafos", pero lamentaba que "no todos los fotógrafos son nudistas". En una época en la que la publicación de revistas populares estaba en auge - a menudo con fotografías de mujeres tipo "pin-up", "glamour" o "cheesecake", y fotografías de hombres tipo "beefcake" - y en la que la censura alcanzaba nuevas cotas, el gobierno tomó medidas contra el material impreso salaz. La mayoría de las publicaciones nudistas se libraron de la confiscación y la destrucción. Sin embargo, algunos fotógrafos de revistas nudistas trabajaban tanto por encima como por debajo del mostrador, produciendo desnudos al aire libre para publicaciones sanitarias, pero también contenidos excitantes para revistas pornográficas, a menudo utilizando los mismos modelos. Las jóvenes podían chapotear en la espuma o revolcarse en el heno en publicaciones nudistas como Health and Efficiency, pero llevaban picardías y medias de rejilla en revistas de glamour como QT.

Roye era un fotógrafo que habitaba ambos dominios. Sus desnudos al aire libre habían levantado el ánimo de los militares en los años 40, pero una década más tarde experimentaba con nuevos métodos, produciendo publicaciones en 3D de la "bomba rubia", la estrella de cine británica Diana Dors, desnuda pero con diamantes y pieles. Los efectos de inmersión de las fotografías se conseguían usando gafas 3D rojas y verdes. A finales de la década de 1950, Roye fue más allá al publicar fotografías "sin retocar" de modelos desnudas. Las fotografías eran las que anteriormente se suministraban a la prensa nudista pero, en sus ediciones privadas por suscripción, el vello púbico de las modelos era ahora visible. Por ello, fue acusado en 1958 de publicar un libelo obsceno.

Roye fotografiando a Diana Dors en su estudio, c1954. Cortesía de Vanessa Gibson de la Colección Colin Narbeth

Para protegerse de la acusación, los argumentos que Roye presentó ante los tribunales de sus partidarios eran notablemente similares a los utilizados por la primera prensa nudista. El estado "natural" y sin retoques de los modelos desnudos, especialmente cuando se representaban en exteriores, ayudaba a respaldar la afirmación de que las fotografías de desnudos de Roye eran menos "sintéticas" que las producidas con luz artificial y modelos muy maquillados en estudio. A estas fotografías -descritas como "ilustraciones semidesnudas en revistas contemporáneas"- se les atribuyó "la culpa de las olas de delincuencia juvenil, que están arrasando el mundo". Otro partidario afirmaba, de forma inequívoca: "la solución a los grandes problemas sociales de la educación sexual y nuestra responsabilidad con las mujeres y los niños reside en la revisión de nuestras leyes editoriales, permitiendo que la mente se reconcilie para considerar el cuerpo humano como algo natural, bello y, sobre todo, sano". Estos argumentos parecen referirse únicamente a la visualización de la carne de mujeres jóvenes pero, no obstante, fueron lo suficientemente persuasivos como para que Roye fuera absuelto.

Los años 60 se asocian a la permisividad y la liberación sexual. Teniendo en cuenta los 40 años de campaña de los nudistas británicos, podría parecer que sus ideas alcanzarían la mayoría de edad en esa década. Las revistas y películas que se autodenominaban "nudistas" proliferaron, pero pocas tenían vínculos genuinos con la cultura de los clubes y los principios no sexuales de los fundadores del nudismo. En su lugar, cooptaron la terminología y los argumentos nudistas para promover sus propias agendas y mantenerse en el lado correcto de la ley. Los defensores de la liberación sexual también reclamaban la desnudez pública como parte de una relajación más amplia de los códigos morales, pero ambos grupos rara vez se solapaban. Los jóvenes hippies no necesitaban la cultura de los clubes nudistas, sujetos a reglas y comités, y cuya moral parecía anticuada. Los nudistas de la vieja escuela, en consecuencia, se enfrentaban a dos caminos opuestos. Podían reafirmar su oposición a las culturas sexuales con más fuerza e imponer su propia identidad separatista, lo que muchos hicieron rebautizándose formalmente como naturistas y organizándose en un organismo nacional de campaña; o podían aceptar los tiempos cambiantes y admitir los aspectos sexuales de la desnudez pública. Los que optaron por esta vía se consideraron a sí mismos como los que decían la verdad y los liberadores, ya que orientaron sus revistas hacia la pornografía blanda y sus clubes hacia los bares de intercambio de parejas.

A finales de la década, la "guerra rosa" estaba ganada. La exhibición, primero, del vello púbico y, después, de los genitales expuestos, dejó de ser un delito perseguible en Gran Bretaña. Los nudistas, sin embargo, fueron apartados. Fuimos los pioneros", señalaba un colaborador de Health and Efficiency en 1970, "que nos quitamos toda la ropa mucho antes de que la mera idea de un cuerpo en cueros pudiera proyectarse con tanta libertad y vigor como la que encontramos hoy en los festivales de pop, en los periódicos y revistas, en las pantallas y en los escenarios". Este naturista se quejaba: "¡Pero los permisivos de 1970 ni siquiera lo agradecen!".

Cien años después de los primeros intentos de establecer el nudismo como una causa colectiva en Gran Bretaña, algunas de las ambiciones de los fundadores pueden parecer equivocadas, pintorescas o simplemente curiosas. Pero al montar mi reciente libro sobre el tema, Nudism in a Cold Climate: The Visual Culture of Naturists in Mid-20th-Century Britain (2022), los ecos de sus reivindicaciones seguían escuchándose por todas partes. Un libro sobre fotografía de desnudos con un desnudo en la portada todavía no puede venderse en la mayoría de las plataformas de venta de libros en el siglo XXI. Facebook e Instagram no permiten que se muestren imágenes sin censura del contenido del libro, ni siquiera aquellas con retoques históricos o que oculten las zonas púbicas. Los pechos y las nalgas, considerados inofensivos hace un siglo, están ahora prohibidos por los moderadores de las redes sociales, nuestros nuevos censores. Los nudistas han defendido durante mucho tiempo que ver los cuerpos de los demás abriría las mentes de la tradición represiva y conduciría a un mundo más justo basado en el conocimiento. Las batallas morales que se ganaron para la fotografía impresa en la década de 1970 se siguen librando en las redes sociales más de 50 años después.


Fuente: https://aeon.co/essays/a-history-of-the-pleasures-and-powers-of-showing-the-nude-body

miércoles, 26 de octubre de 2022

Poesia com Elos

Todos los que, de una u otra forma, tratamos de promocionar y normalizar el nudismo a través de las redes sociales hemos sufrido alguna vez la censura de las mismas, y nos han borrado e incluso cerrado alguna de las cuentas que estábamos utilizando para ello.

Navegando por internet nos encontramos con un artículo de O Globo, en el que expone uno más de estos casos sufrido por la artista Pamela Facco pero, por suerte en esta ocasión y después de luchar mucho, obtuvo una sentencia favorable del juzgado y obligó a Instagram a devolverle la cuenta que había sido dado de baja.

Para nosotros ha supuesto una doble alegría, pues por un lado hemos disfrutado de la felicidad de ver como se ha podido vencer a la injusta censura que se somete al desnudo y por otro y más importante, hemos podido conocer el magnífico trabajo de Pamela Facco llamado "Poesia com Elos" y que hoy compartimos con vosotros para que también lo podáis conocer y disfrutar.

Porque nos pilla un poco lejos, pero si se diera la oportunidad, nos encantaría participar en este trabajo. 

Desde aquí damos la enhorabuena a la artista y la animamos a que su proyecto siga creciendo.



“Poesia com Elos” es un proyecto fotográfico concebido y desarrollado íntegramente por la fotógrafa y artista conceptual Pamela Facco, de 35 años, nacida y residente en São Paulo, Brasil.

Autorretrato de la artista. Título: Cortinas cerradas

La propuesta de esta obra es devolver la desnudez a su rol biológico, normalizando el cuerpo como simple piel, como morada del alma y mayor poder artístico del ser humano. Por tanto, sustrayendo la desnudez del lugar sexual y erótico en el que el sexismo la aprisionaba.

La desnudez no siempre debe estar relacionada con la sensualidad, la sexualidad y lo erótico. El cuerpo desnudo es la materia prima del arte desde que los humanos reconocieron el arte como una expresión de vida.


Una relación sana con nuestro cuerpo presupone la normalización de la piel descubierta. Quitarle a la desnudez su papel erótico es un camino esencial para nuestra evolución

Pamela se apropia del protagonismo que siempre ha tenido el hombre en la historia del arte e invierte la mirada masculina en el cuerpo de la mujer, además de insertar la desnudez masculina en el mismo lugar vulnerable del ser retratado, dotando al cuerpo humano de una mirada tierna y deserotizada que sólo una mujer podía dar.

La norma debe ser no obedecer reglas perversas y tratar nuestro cuerpo con devoción y amor.

El Proyecto tuvo su primera sesión de fotos en 2016 y desde entonces ha permanecido activo sobreviviendo incluso a varios episodios de censura de Instagram que culminaron en la primera batalla legal ganada en los tribunales por un artista contra Instagram, todo mientras mejora constantemente el concepto, la imaginación, función social, y su fuerza como arte revolucionario.


El arte presentado aquí trabaja con el cuerpo desnudo como materia prima exclusiva. En este caso, atrezzo, máscaras y construcciones escenográficas son contaminaciones casi siempre innecesarias al concepto explorado por el fotógrafo.

"La última cena"

El proyecto cuenta y se mantiene vivo con el apoyo de la comunidad. Las personas retratadas en las sesiones de fotos colectivas son entusiastas, simpatizantes y partícipes de la causa. La conformación de estos grupos es voluntaria luego de un reclutamiento mensual a través del perfil de Instagram del proyecto.

Otro día normal en el estudio POESIA

Los participantes no son modelos profesionales ni artistas y esto es parte esencial de la verdad de las composiciones. Son cuerpos y almas reales y plurales con expectativas similares de experimentar la libertad y la autoaceptación. No existe una curaduría estética entre estos voluntarios. Solo existe una entrevista virtual para analizar si la persona es ideológicamente apta para sumarse a este quehacer artístico.

¿Qué somos?

Los grupos están formados por alineamiento ético, elegido por el artista y no por un patrón o falta de patrón en sus cuerpos. Así, la unidad que da la piel desnuda que viste al esqueleto humano es a la vez esencial e irrelevante para la construcción de la escena: estamos hablando de composición corpórea, pero independientemente de cómo se presente socialmente el cuerpo, en “Poesía” será desnudado, acogido, aceptado y convertido en arte

“Cuanto más me pierdo de los patrones del mundo, más significado y respuestas encuentro dentro de mí”

Cuerpos flacos, cuerpos fuertes, cuerpos flácidos, cuerpos voluminosos, cuerpos coloridos, cuerpos gordos y cualquier variable posible. Todos ellos serán igualmente respetados y reverenciados en este proyecto. A juicio del artista, el cuerpo es el bien más preciado de nuestra vida, independientemente de lo que pueda imponer la enfermedad de las normas de la sociedad consumista.



Fuente: https://poesiacomelos.carrd.co/

Twitter: https://twitter.com/poesiacomelos
Instagram: https://www.instagram.com/poesiacomelos/

NOTA: Todas las fotografías proceden del proyecto y la propiedad de las mismas son de su autora.