lunes, 26 de octubre de 2020

Viviendo desnudo a diario



A menudo me preguntan si es posible vivir desnudo todos los días. A menos que viva todo el año en un centro naturista, la pregunta no es incongruente. Tampoco es trivial en términos de sus consecuencias, porque el mundo fuera de nuestro hogar no es naturista y puede que no sea acogedor para la desnudez. Sin embargo, vivir desnudo a diario es una posibilidad y es factible minimizar los períodos de vestimenta al mínimo estricto. Aquí están las ideas que implemento y que tú a tu vez puedes hacer tú mismo.

La casa es una zona naturista

Esta es la primera evidencia para un naturista que quiere disfrutar de la comodidad de la desnudez a diario. Su hogar es a menudo el lugar donde puede experimentar la desnudez simple con confianza. Te acostumbras a andar desnudo. Recuperamos ese cuerpo que la sociedad nos obliga a esconder bajo la ropa y que algunos sexualizan mostrando un trozo de piel. Vivir desnudo en casa, al menos al principio, es una reapropiación de nuestro ser más simple.

Desnudo, también puedes verte en los espejos, en los reflejos de una ventana o una superficie brillante. Este cuerpo a menudo nos sorprende. También vemos sus defectos, los que nos gustaba ignorar. Vivir desnudo es un poco como limpiar los establos de Augean. Acepte nuestras cicatrices como huellas en el camino de nuestra vida. Vivir desnudo en casa significa encontrar un consuelo y una libertad que los niños conocen bien sin ser conscientes de ello. Vivir desnudo en casa es sacar a la superficie una parte de nuestro descuido.

Algunos ponen un cartel en la entrada. Recordatorio divertido para algunos, mandato judicial para otros, el mensaje es simple y puede ayudar a lanzar el debate sobre el naturismo.

Pero, ¿qué pasa si vive en una casa fría o si, en invierno, no quiere sobrecalentarse por razones ecológicas obvias? Un albornoz y un par de zapatillas se adaptarán al naturista. Y luego, es importante aceptar que la prenda debe recuperar su función principal, que es protegernos. No nos convirtamos en fundamentalistas del naturismo, pero aprovechemos cada oportunidad que nos sea cómoda para deshacernos de la ropa.

La naturaleza es naturista

¿Qué podría ser más agradable que nadar desnudo en un lago o río en un caluroso día de verano? El naturismo obtiene parte de sus beneficios del respeto por la naturaleza y nuestro medio ambiente. La naturaleza y el naturismo van de la mano. Un animal, un bosque, una montaña no tendrán ningún problema con tu desnudez. Solo sorprende a quien lo considera impactante.

Un paseo por el bosque o por la montaña es naturista, es decir, se puede practicar desnudo. Un día de playa es naturista, es decir, se puede pasar desnudo. Siempre pensé que la naturaleza requería desnudez. Al descubrir el senderismo desnudo, este hecho se hizo evidente. Desnudarse al aire libre, en la playa, en el bosque, en la montaña, se convierte en un lugar común cuando la desnudez se convierte en nuestra nueva normalidad.


¿Quieres intentarlo, pero no te atreves? Aquí hay un pequeño consejo. En un día en el que esté planeando una caminata y tenga la oportunidad de nadar en un lago o río, no lleve traje de baño. Una vez en la orilla, date un baño breve y quédate desnudo para secarte. Este pequeño truco ayuda a presentar el naturismo a los amigos y desmitifica la desnudez social. Se necesita un poco de coraje la primera vez, pero cuando te das cuenta de que todo va bien, la desnudez se convierte en un hábito.

Otra forma de experimentar la desnudez al aire libre es unirse a un grupo de excursionistas desnudos. Rodeado de naturistas experimentados, tu iniciación se llevará a cabo en buenas condiciones y descubrirás un Nuevo Mundo.

Las vacaciones son naturistas

Las vacaciones son el momento perfecto para relajarse, cambiar de ritmo y conocer gente nueva. Una búsqueda rápida nos permite descubrir centros naturistas, hoteles y campings. No faltan los alojamientos naturistas para descubrir una nueva región. Las vacaciones son el momento ideal para descubrir y ayudar a las personas a descubrir el naturismo.

En vacaciones, la desnudez también se vuelve obvia rápidamente. Al renunciar a la ropa, abandonamos ciertas normas sociales, rompemos tabúes, encontramos una forma de simplicidad, necesaria en un mundo complejo.


Si el clima y las temperaturas lo permiten, es posible no usar una sola prenda durante varios días. Para el naturista a veces extremo que soy, es una gran felicidad y un consuelo fabuloso. Imagina unos segundos sin tener que ponerte pantalones o camiseta durante varios días. En el momento en que un trozo de tela roza tu piel, encontrarás la sensación incongruente, tan rápidamente se impone la comodidad de la desnudez.

Entonces, por supuesto, si quieres visitar la región en la que se encuentra el centro naturista, tendrás que vestirte. Una forma de experimentar el naturismo elegante es practicar el minimalismo en la ropa.

Minimalismo de ropa

Cuando la desnudez no sea posible, elige ropa que te haga feliz. El objeto que te hace feliz es la base de la filosofía minimalista de Marie Kondo. En su libro, La magia que cambia la vida de ordenar, Marie Kondo explica cómo conservar los objetos que te hacen feliz. Esta regla también se aplica a la ropa.



¿Qué prenda te hace feliz? Para un naturista, es una prenda en la que nos sentimos bien y contra la cual aceptamos con gusto intercambiar nuestra desnudez. Aquí solo prevalece la noción de felicidad. No se trata de moda, forma o color. Me gusta bastante este enfoque. El minimalismo no solo niega la compra impulsiva, sino que le permite volver a concentrarse en lo esencial. Así, en una casa minimalista, la desnudez se impone al naturista. En la sociedad, cuando la desnudez no es posible, la ropa que te hace feliz también es obvia.

Millones de naturistas

Si vivir desnudo es una idea que agita tu mente, date cuenta de que no estás solo. Hay millones de naturistas en todo el mundo. Algunos son solo naturistas de vacaciones, otros durante todo el año. La razón es simple: la desnudez es cómoda, saludable y natural.

Me recuerda a mi descubrimiento del senderismo desnudo. Había comenzado a caminar desnudo solo y estaba cuestionando esta práctica. Y luego, un día, descubrí que había otros excursionistas desnudos, así como grupos. También había un libro sobre senderismo desnudo.

Va con el senderismo como muchas otras actividades naturistas. Somos millones para vivir y compartir nuestro naturismo. Muchos lectores de este blog son naturistas que viven desnudos siempre que pueden. Explicar esta realidad a los textiles es una tarea difícil, pero necesaria para legitimar este magnífico estilo de vida que es el naturismo. Vivir desnudo no es una aspiración compartida por todos los naturistas. Sin embargo, intentar es adoptar, sin mirar atrás, ya que prevalecen las comodidades físicas, psicológicas y emocionales.

¡Desnúdate, mantente desnudo, vive desnudo y comparte el amor desnudo!


Foto de  James  para PxHere


Fuente: https://www.nudeandhappy.com/2020/09/05/living-naked-daily/

Nota: Han sido añadidas dos fotos que no corresponden al artículo original.

viernes, 16 de octubre de 2020

La Gomera y El Hierro, esas islas que no te deberías perder (2ª Parte)

Parece increíble que no haya una comunicación directa entre las dos islas, pero es cierto, si además decides moverte de una a otra en festivo, aún lo tienes más difícil, pero ese día coincidía en mitad de mis vacaciones y quería pasar el mismo tiempo en ambas. Así que desde las seis de la mañana que me levanté de la cama en La Gomera, no llegué a mi destino en El Hierro hasta bien entrada la tarde. Dejar el coche de alquiler en el puerto de Valle Gran Rey, embarcar en el ferry que te lleva a la capital (una hora), visitar San Sebastián de La Gomera hasta zarpar en otro barco hacia el puerto de Los Cristianos en Tenerife (una hora), allí me esperaría mi amigo Agus para llevarme en su coche al aeropuerto de Tenerife Norte (dos horas más incluida una parada fotográfica) luego volar hacia El Hierro, recoger el coche de alquiler, pedir información y mapas en la oficina de turismo y llegar hasta el alojamiento (otras dos horas). Es cierto que preparándolo con tiempo y eligiendo moverte un día corriente (no festivo), puedes encontrar mejores opciones, por ejemplo, salir en otro barco directamente desde el mismo puerto al que llegas, pero a mí me salió así. Lección aprendida. Por cierto, las aerolíneas Binter son una maravilla, si puedo volveré a volar con ellos. 

El Hierro

Pero los viajes, aunque lleguen a ser pesados, siempre valen la pena. Al día siguiente me desperté en una casona de piedra sobre una montaña al norte y con unas estupendas vistas hacia el mar y la isla de La Gomera. Tomar una buena taza de té mientras las nubes pasan y el paisaje cambia de color con la luz del sol es una maravillosa forma de empezar el día (por mucho que le extrañe a tu vecino de la casa de al lado).


Cuando ya me orienté bien en la isla, descubrí que aunque la ubicación de la casa era genial en cuanto a la cercanía con el puerto y el aeropuerto, vivir en la cara norte puede ser frustrante para los nudistas más frioleros o sensibles a la humedad. Yo alquilé en El Mocanal, muy cerca de la capital, Villa de Valverde. 

Todos los días me preparaba para descubrir la cercana zona de La Llanía, con su bosque de laurisilva, húmedo y mágico, pero me fue imposible hacer cualquier ruta de senderismo porque coincidió que siempre estuvo cubierto de niebla por la mañana, así que lo cruzaba por la carretera que lo atraviesa e incluso me paraba en los miradores más populares sin conseguir ver más allá de unos pocos metros. Incluso otra zona preciosa que es El Pinar, se me presentó en un par de ocasiones tan gris y oscuro a media mañana, que no me podía creer que formara parte de la misma isla que minutos más tarde me acogiera con un cálido sol y una suave brisa.

El Hierro es una isla de contrastes fascinantes en un espacio bastante reducido, tan pronto pasas de un paisaje de montaña verde y frondoso, como sin darte cuenta y envuelto en la niebla, aterrizas en la aridez más absoluta.

Una de esas veces aproveché para salir del coche y tal cual iba, desnudo, pasear por el bosque hasta un lugar apartado donde me invadiera el silencio y pudiera sentir la naturaleza viva hasta en el último poro de mi piel. Fue un momento mágico que no olvidaré nunca.


Pero también pude disfrutar de El Pinar con sol y temperaturas agradables, abrazar los pinos y sentir su energía. Fue entonces cuando descubrí que era un lugar especial, no recordaba el gran incendio que devastó más de 1.200 hectáreas de pino canario en 2016. A pesar de la terrible catástrofe, durante mi visita tres años después, el bosque me transmitió muy buenas vibraciones. Los árboles, aún con sus cicatrices ennegrecidas por el fuego, tienen sus copas verdes y el suelo, oculta las cenizas bajo un tupido manto de agujas de pino. 


El primer día me propuse hacer una vuelta de reconocimiento a la isla para tomar conciencia de las distancias, los diferentes tipos de paisajes y sobre todo, orientarme bien en el mapa. Por supuesto, aproveché muy buenos momentos a lo largo de toda la jornada, por ejemplo, tras la obligada visita a la Ermita de Nuestra Señora de los Reyes, una incursión a El Sabinar, donde pude hacer un buen recorrido entre sus maravillosos árboles centenarios, las sabinas, retorcidas y moldeadas por los vientos alisios y soplando siempre en la misma dirección, como si quisieran mirar todas hacia El Golfo. Afortunadamente, no coincidió ningún día de viento fuerte durante toda mi estancia en El Hierro, permitiéndome disfrutar en grande de la naturaleza, los paisajes, el clima templado, la calma, la desnudez y mi propia soledad… 


Mi casera en El Mocanal, una chica la mar de dicharachera con la que tuve un buen rato de conversación sobre los que para ella eran los mejores lugares de la isla, me recomendó que visitara la zona del faro de Orchilla y ciertamente no me pudo gustar más. Los colores marrones y rojizos de la lava hacen un contraste impresionante con los azules del cielo y el mar. Cuando vas llegando al muelle del mismo nombre, te quedas casi sin aliento recorriendo con la mirada el paisaje de montañas y océano.


No quise desaprovechar el entorno para disfrutar de mi gran pasión por la fotografía y el desnudo, haciendo una serie corta de poses extrañas que se me fueron ocurriendo sobre la marcha, como suele ser habitual cuando por fin me siento relajado y me visita la musa de la inspiración. Obviamente, a lo largo de los últimos años he tenido que aprender la técnica del autorretrato por imperiosa necesidad, muy a menudo estoy sólo ahí donde más me apetece hacer una foto que no tendría sentido sin la figura humana como referencia. El desnudo además, las hace más atemporales que vistiendo cualquier prenda.

Durante toda la sesión, justo al lado de la carretera, apenas pasaron un par de vehículos, el sitio es para disfrutar del silencio, la brisa y las vistas…

En la siguiente foto podría estar buscando el meridiano cero, que pasaba por esta zona y figuró en todos los mapas durante 200 años, hasta que aún no entiendo cómo, en 1884 los ingleses hicieron la jugada de trasladarlo a Greenwich. Es muy interesante leer las idas y venidas de la línea por la que se rige la hora en todo el planeta, pero estando ahí es cuando te das cuenta de la importancia de este punto, el lugar más occidental de toda España y que durante mucho tiempo se consideró el fin del mundo.


Como soy de entretenerme mucho y de disfrutar al máximo cada lugar, ese día creí que no me iba a dar tiempo a darme un baño, darle la vuelta a la isla se me antojaba pretencioso vista la experiencia en La Gomera (sin carretera perimetral), en cambio El Hierro tiene bastantes kilómetros para recorrer siguiendo la costa, así que hubo varias oportunidades.

El siguiente lugar que visité es de una belleza indescriptible, El Verodal está bastante apartado de la carretera y se accede por una pista de tierra, pero bien vale la pena. 

Al final del carril hay una playa muy curiosa por su arena rojiza. No está aconsejado el baño por las fuertes corrientes y los posibles desprendimientos de piedras al estar situada justo donde la colada de un volcán se topa con el mar. No sé en verano, pero en otoño es una playa poco frecuentada, así que es fácil encontrarse lo suficientemente cómodo como para disfrutarla sin bañador, incluso aunque seas el único atrevido. Me consta que al fondo suele haber nudistas, esta playa fue la única que me aconsejó la chica de la Oficina de Turismo del aeropuerto para poder hacer nudismo, pero si no los hay, en cuanto te vean a ti quitarte el bañador, verás como a tu alrededor otros también se animan, al menos esa fue mi experiencia.


La siguiente parada y mi segundo baño del día fue en la Punta Arenas Blancas, muy cerca de la carretera que en este punto transcurre casi a nivel del mar, pero lo suficientemente alejada para ni oírla, ni verla. Un pequeño rincón con algo de arena blanca, como su nombre bien indica, pero bastante rocosa también. Lo mejor, sus vistas a todo el Valle de El Golfo.

Toda la vuelta fue en el sentido de las agujas del reloj para aprovechar el sol de la mañana mientras recorría la zona este, la zona sur a la hora de comer y la parte oeste al final de la tarde.

No quería volverme al alojamiento sin darme un baño en el famoso Charco Azul. Antes de llegar al charco, debes dejar el coche en un aparcamiento bien señalizado y descender el acantilado por unas escaleras de piedra con algunos descansillos donde recuperar el aliento mientras disfrutas las vistas. Al llegar abajo te encuentras bajo un puente natural de piedra casi encima de una pequeña piscina también natural, con un color azul verdoso espectacular, la transparencia del agua te deja ver bien el fondo. Cuando la marea está alta se renueva el agua rebosando por encima de las rocas que hacen de muro. También hay a un lado otra zona de baño con un muro artificial, pero esta primera vez que fui apenas estábamos 5 ó 6 personas, así que invitaba a quedarse en esta parte mucho más bonita.


Como de costumbre, antes de despojarme de la ropa, analizo un poco la situación y esa vez me pasó algo curioso. Era la hora de la vuelta a casa, los últimos minutos antes de la puesta de sol, así que la gente estaba secándose y vistiéndose para marcharse, un matrimonio de mayores y dos chicas aún seguían disfrutando del baño. Finalmente una de ellas salió del agua en biquini para hacerle fotos a su amiga desde fuera, como la otra estaba en topless no tuve ningún reparo en quedarme desnudo para meterme en el agua, pero esperé unos minutos sentado fuera del alcance de su cámara para no estropearles la foto y sin mirarlas para que se sintieran cómodas en sus poses. Cuando terminaron la sesión, la chica que estaba en el agua salió totalmente desnuda, nos sonreímos y me encantó ese momento de connivencia, así que viendo que controlaba su réflex, aproveché para pedirle que me sacara alguna foto con la mía y para darme un buen baño entre las luces y los reflejos dorados del atardecer. En ellas no se aprecia el color del agua, pero me encanta la luz que tiene y tuve una excusa para volver otro día para tratar de conseguir fotografiar ese color. 


El segundo día intenté de nuevo conocer la parte alta de la isla, recorrer la HI-120 es como ir por otro mundo dentro de El Hierro. Comencé por visitar el Mirador de la Peña, situado en uno de los puntos más altos (unos 1000 metros) y así disfrutar de las vistas hacia el Valle del Golfo. Allí mismo está el restaurante del mirador, un proyecto de César Manrique digno de un lugar tan espectacular. Luego visité más miradores con vistas al mismo valle desde otros puntos, sin éxito alguno debido a la niebla: Jinama, Fireba y el último, el Mirador de la Llanía. Así que igual que el día anterior, no me quedó otra que renunciar a las rutas de senderismo y descender hacia las playas atravesando El Pinar (más fotos en la niebla) en dirección a la Hoya del Morcillo, la idea era recorrer desde el sur hacia el norte toda la costa este, pero primero pasar un rato en la pequeña Cala de Tacorón, en esta primera incursión no di con ella, en cambio sí que encontré muy fácilmente el Charco de Tacorón.

La carretera para llegar al charco te permite disfrutar de unas maravillosas vistas de la ladera de El Julán, una colada de lava rica en tonos ocres, salpicada de pinos y con sus nubes descansando en la cima, esas mismas que yo había atravesando minutos antes. 


El Charco de Tacorón me pareció uno de los más bonitos de los que visité por sus vistas hacia las montañas y la ausencia total de cualquier construcción. A pesar de lo que sugiere su nombre, tengo entendido que se desaconseja el baño en el Mar de las Calmas por las fuertes corrientes y el oleaje, así que acudir a estos charcos es una forma más segura de darse un buen chapuzón, hay zonas más abiertas al mar que otras, el agua muy transparente y su fondo de rocas impresionante (gafas de bucear, imprescindibles). Las piscinas naturales cuentan además con escaleras para poder acceder cómodamente al agua, algunos pequeños espacios para tomar el sol, mesas para picnic, barbacoa e incluso un grifo de agua dulce. En otoño la afluencia es mínima, así que con la debida discreción, fue posible un buen chapuzón sin bañador.



El resto de la tarde el nudismo se limitó a los desplazamientos en coche (leer 1º Parte) o algunos miradores solitarios. Aprovechando que estaba totalmente al sur, después de comer decidí hacer una visita al cercano puerto de La Restinga (1). Aún no había visto la serie de televisión “Hierro”, una policiaca grabada en esta isla y que recomiendo firmemente aunque no se tenga la intención de visitarla. A mí me cautivó. Aprendes a entender la forma de ser de los herreños, la importancia de las tradiciones y por supuesto te puedes recrear en los paisajes. Algunas escenas se grabaron en este puerto.

También recordé durante mi visita, que en esta zona tuvieron lugar las erupciones volcánicas submarinas en octubre de 2011 y que duraron unos seis meses. Recientemente he leído que se está produciendo una muy buena recuperación natural de toda la flora y fauna marina que desapareció debido a esas erupciones. 


Siguiendo mis planes de conocer la costa este, emprendí rumbo hacia el norte por la carretera HI-4 desviándome para parar en el Mirador de Las Playas y en el Mirador de Isora (2) desde donde también tendría buenas panorámicas hacia Las Playas, lugar donde acabaría más tarde, pasando primero por la capital y el puerto de La Estaca hasta acercarme al famoso Roque de las Bonanzas (3) acabando el día con una visita a la Playa de la Caleta (4). Un conjunto de piscinas artificiales llenas de agua de mar y muy bien integradas en el paisaje. Sólo había una persona nadando al final de la tarde, pero no me pareció buen momento para un último baño. 

El tercer y último día de estancia en este paraíso era martes, me gusta hacer coincidir mis vacaciones con el martes por un juego en el que participo desde hace muchos años, se trata de fotografiarte bocabajo en algún sitio de manera que te permita contar algo, así que ese día tuve varias ocasiones para participar, me recorrí algunos de los puntos de interés que más me habían gustado los días anteriores para disfrutarlos con más tranquilidad y aprovechar para hacer alguna foto desde otros ángulos, además de conocer otros donde aún no había estado. 

Ya que mi alojamiento estaba situado en Valverde, no podía irme sin visitar Pozo de las Calcosas, un lugar muy singular donde la mayoría de las casas de piedra aún mantienen sus tejados de colmo, un material vegetal en desuso. Sólo se puede llegar a pie por una larga y sinuosa escalera, pero al final te espera una preciosa piscina natural o si el mar lo permite, un buen baño ya que esta pequeña bahía está al abrigo de un acantilado.


Después de una sesión de fotos de vértigo, me encaminé hacia el Charco Manso. Creo que en ese lugar era el único que no se había enterado de que aún no había subido la marea y aunque llegué bien pasado el mediodía, no me encontré más que a un par de turistas despistados y al dependiente del chiringuito, así que tuve la suerte de ver el fondo de la piscina natural sin apenas agua y de tomarme el tiempo ya sobre las rocas del borde para ver la subida de la marea. Impresionante. 



En realidad me sorprendió el nombre de este lugar, parece ser que es uno de los rincones donde el mar suele estar en calma e invitar al baño, pero me tocó un día donde las olas llegaban con fuerza hasta el fondo del charco, así que ni lo intenté, me conformé con remojarme en unas bañeras naturales donde realmente no había peligro, con el mar bravo a mi espalda y rodeado de unos grandes cangrejos de colores. Las vistas hacia cualquier ángulo valen la pena tanto como quedarte hipnotizado con la belleza de las olas rompiendo y pasando por debajo de un espectacular puente natural de roca.



Estuve unas pocas horas en comunión la naturaleza, desnudo y feliz de poder disfrutar así de un lugar tan bonito y con una temperatura tan agradable. Tras un almuerzo de picnic me volví a meter en el coche rumbo a Tamaduste, un pueblito costero casi al lado del pequeño aeropuerto, en una ría preciosa y preparada para el baño, con paseo, pequeñas zonas donde tomar el sol y accesos al mar en todo su perímetro.

Las nubes seguían dando sombra en toda la zona norte, así que una vez más me encaminé hacia el sur, tenía ganas de volver al Mar de las Calmas para darme un buen baño. 


Un poco de lluvia mientras repostaba combustible en Villa de Valverde (sólo hay tres gasolineras en toda la isla) y de nuevo niebla al atravesar El Pinar. No pude evitar salir del coche, caminar un poco entre los pinos y hacer varias fotos antes de seguir hacia la Cala de Tacorón.

La playa es tan pequeña, que si llegas con la marea alta, no existe, así que te tienes que conformar con saltar de piedra en piedra hasta encontrar un sitio donde pararte a descansar y contemplar su belleza desde arriba. La combinación de colores en rojo y azul es increíble. Sólo me encontré con un grupo de jóvenes que se bañaban desafiando la fuerza de las olas y sus embestidas contra las rocas, estaba claro que eran del lugar y muy valientes.


Cuando me harté de sol atravesé la isla por la mitad subiendo desde el sur para bajar serpenteando por la HI-1 hacia El Golfo, pasando por la Parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria en Frontera, con la idea de acercarme al Charco Azul, y hacer la foto que no conseguí dos días atrás.

Este es sin duda un lugar idílico si lo que buscas es relajarte y disfrutar de un buen baño con seguridad y en un entorno espectacular. 

No es nada fácil llegar hasta el otro lado del charco y colocarte bocabajo mientras la marea está subiendo y ves de reojo como las olas, cada vez con más fuerza, van llenando la piscina justo por ese sitio donde has colocado el trípode y van engullendo las patas con tu querida cámara instalada encima. Os aseguro que no es aconsejable para los que tenemos el corazón frágil... Pero el resultado valió la pena. En las otras fotos que hice de este mismo lugar unos días antes, la luz era maravillosa, pero no se aprecia en absoluto la belleza y el color del agua como desde este ángulo. Además, en esta ocasión, como era al final de la tarde, no había nadie y pude disfrutarlo desnudo y sólo para mí.


Finalmente una visita al que fuera durante algún tiempo el hotel más pequeño del mundo y vuelta al alojamiento para preparar la maleta ya que al día siguiente, comenzaba el largo retorno a casa en el que pasaría una buena parte del día descubriendo algunos lugares curiosos de Tenerife e incluso haciendo un poco de senderismo nudista con mi amigo que vive allí. 

El balance de mi experiencia en solitario por esas dos maravillosas islas es tan positivo, que no dejo de pensar en el momento en que pueda volver a repetirlo con mi mujer, para que ella también pueda disfrutarlo tanto como yo, así que no puedo más que recomendar este viaje a quienes aprecien todo lo que en estas líneas he escrito: la belleza de la naturaleza, la tranquilidad, el silencio…


Ángel


martes, 6 de octubre de 2020

La exposición Louis de Funès se abre a los naturistas

Por primera vez, la Cinémathèque française, en París, permitió a los naturistas visitar la exposición dedicada a Louis de Funès, para el deleite de estos visitantes vestidos con una máscara.


Para quienes no forman parte de la comunidad, las selfies y fotos de recuerdo de estos visitantes son muy especiales. Este domingo, la Cinémathèque francesa abrió por primera vez su exposición Louis de Funès a los naturistas con la única instrucción: llevar una máscara obligatoria.


Aparte de este accesorio, nada cubría a estos turistas dominicales. "Me pareció absolutamente genial que en la película Le Gendarme de Saint-Tropez cazáramos naturistas, y ahí es el naturismo el que viene a la exposición" , dice Claire, de 24 años. que estaba haciendo su primera visita desnuda. Único inconveniente: "No es muy práctico porque echo de menos no tener pañuelos y una botella de agua pero eso es todo.



Alexandre, otro joven naturista de 21 años, también estaba realizando su primera exposición naturista. "Es un poco extraño de verdad, puedes oler el aire por todo el lugar. Pero no tengo frío, a pesar de que soy friolero". Este último fue animado por su amigo Aurélien, que ya había acudido a él vestido. "Es una exposición muy hermosa. De repente, el contexto es más simpático. Es una atmósfera diferente", señala.


"Hay un lado activista"

Esta no es la primera vez que se abre una exposición a los naturistas en la capital. Ya en 2018, varias decenas de personas pudieron visitar desnudas el Palais de Tokyo. Ambas visitas fueron organizadas a petición de la Association des naturistes de Paris. Muy activista, ya había conseguido la apertura de un espacio reservado al Bois de Vincennes.



“Es un placer poder hacerlo. Le damos mucha importancia a la ropa en nuestra sociedad. Por supuesto que hay un lado activista. Decimos parar la vergüenza del cuerpo desnudo, parar la prohibición. Es una libertad que debemos tener, no necesariamente en todas partes sino en determinados lugares como museos o parques ” , piensa Jean-Luc quien visitó la exposición este domingo por la mañana.



Un activismo que parece afectar menos a los jóvenes por el momento. Durante esta franja horaria (había tres), las mujeres y los jóvenes eran minoría. "Creo que hay muchos hombres por costumbre, por cultura. Pero hay un enorme respeto y amabilidad y eso me parece absolutamente genial. Lo que me gusta del naturismo es el respeto" , dice Claire.


Primera exposición sobre un actor en la Cinémathèque

La exposición recorre la obra de Louis de Funès a través de decenas de trajes de época, clips de películas o modelos. Ver en particular, los trajes míticos del rabino Jacob o el de La Denrée en La Soupe aux choux y obviamente los del Gendarme de Saint-Tropez.

Una exposición en la Cinémathèque por primera vez dedicada a un actor y no a un director. "La idea era contar una historia alternativa de Francia con el universo burlesco de Louis de Funès" , explica Alain Kruger, comisario de la exposición.

A la pregunta de saber por qué haber aceptado naturistas en esta exposición, responde: "hay un sentido, es que el cuerpo de élite de la gendarmería tuvo que acoger naturistas porque es un poco el tono de la película Les Gendarmes de Saint-Tropez. Les dije que sólo haría la visita si iba vestido de gendarme ”, continúa tocando su silbato estridente.

Una visita que sigue siendo rara y que Funès habría apreciado según el comisario de la exposición. "Creo que habría reaccionado con mucho humor. Que los naturistas pidan visitar la exposición de Funès, eso me parece un homenaje y un guiño bastante divertido".

A la espera de otro evento de este tipo, los más entusiastas podrán volver allí, vestidos esta vez, hasta el 31 de mayo de 2021.




Fuente: https://france3-regions.francetvinfo.fr/paris-ile-de-france/paris/cinematheque-exposition-louis-funes-s-ouvre-aux-naturistes-poil-1872878.html

sábado, 26 de septiembre de 2020

¿El fin de las playas nudistas?

Después de un verano difícil y diferente a todos los anteriores como consecuencia de la pandemia de Covid 19 en el que, más que nunca, las playas nudistas han sido invadidas por textiles, queremos compartir este fantástico artículo de Xavier Rius Sant, publicado en "elTriangle".

En el artículo argumenta algunas de las causas de este problema en las playas de Cataluña y Baleares, que podrían ser comunes a otros sitios, aunque según la idiosincrasia del lugar, también se podrían añadir otras diferentes y vuelve a poner de manifiesto la necesidad de que los ayuntamientos rotulen el carácter nudista de la playa además de que, sería necesario y deseable, que la gente que acude a ellas respetara, como hacía antaño, el carácter nudista de esas playas. 

Esperamos que os guste el artículo y que, si os apetece, comentarais otros motivos de este problema y cómo creéis que se podría frenar.






En Catalunya, las Baleares y toda la costa del litoral mediterráneo hay o había muchas playas y calas donde desde finales de los años setenta se practica nudismo. Práctica que se fue extendiendo y para algunos forma parte de una filosofía de vivir, para otros una cuestión de simple sentido común. Del mismo modo que cuando te duchas no lo haces con ropa interior, tampoco tiene sentido bañarte en el mar y tomar el sol con un prenda de ropa.




En Catalunya y las Baleares se popularizó la práctica del nudismo en un momento en que la presión turística y la ocupación de las playas era menor a la de los últimos años. El nudismo se normalizó en muchas calas, a menudo más apartadas y parte de muchas playas largas gracias a turistas extranjeros, sobre todo nórdicos y alemanes, países en los que hay una práctica habitual del baño desnudo en colectividad en saunas, lagos y ríos. Y también gracias a muchos jóvenes de aquí considerados hippies y a seguidoras de ideas ecologistas, libertarias y de la izquierda menos ortodoxa. En la Costa Brava se implantó en calas más apartadas o en tramos más alejados de los aparcamientos de las playas largas. Y tanto en Menorca como en Ibiza y en Formentera se extendió por toda la isla. Y afortunadamente el nudismo se popularizó entre mucha gente de todos los sectores e ideologías.






Las playas nudistas ya no eran sólo las más alejadas del casco urbano o aquellas en las que tenías que andar un buen rato. A veces, playas muy concurridas eran nudistas a partir de una determinada roca que hacía de separación que unos y otros respetaban. Y era normal que muchos practicantes del nudismo iban acompañados de personas que no lo hacían. Quiero decir que no pasaba nada si había alguien en bañador con un grupo de nudistas, a menudo adolescentes o algún familiar vergonzoso. Y en muchos municipios los ayuntamientos lo señalizaron, e incluso las policías municipales podían hacer de vez en cuando un servicio para echar a los mirones ocasionales.




En las playas nudistas también se daban tres hechos vinculados al gran respeto con que se practica. Habitualmente son o eran mucho más tranquilas, aunque estuvieran muy concurridas. Es o era habitual ver desnudas a mujeres con mucha obesidad que se bañaban y tomaban el sol sin ropa, sin sentirse enjuiciadas ni criticadas, con un respeto que quizás no sentirían si iban en bikini a la playa llamada textil. Y también había muchos homosexuales desnudos que se podían abrazar dentro del agua o darse un beso estirados en la toalla con la misma normalidad que lo hacían las parejas heterosexuales, sin tener que oir reproches como que no se hicieran besos allá porque había niños.




Pero si la masificación y las barcas fue arrinconando y eliminando el nudismo en gran parte de Menorca, la sustitución en Formentera del turismo alemán y nórdico por el italiano, expulsó esta práctica en un par de veranos. No quiero decir que no hubiera italianos que hacían nudismo, pero era una tipología de turista que habitualmente iba en familia o sin buscar un rebaño al que juntarse al llegar el primer día al hotel.




La escena en Formentera era esta. En una cala de unos cien metros de largo había una veintena de personas, la mayoría desnudas o los nudistas en una banda y los textiles en la otra. Y llegaban en poco tiempo a media mañana una treintena de parejas italianas en moto, que muchos de ellos se acababan de conocer en el hotel y habían acordado ir en grupo a aquella playa. Los hombres todos con bañadores largos, y las mujeres todas en bikini, sin hacer ninguna de ellas ni siquiera topless. Llegaban con un gran griterío, empezaban a jugar a pelota molestando, algunos llevaban aparatos de música, y si iban hombres sólos no tenían ningún problema para ponerse junto a mujeres que hacían nudismo. Y, poco a poco unos nudistas se iban hacia las rocas, otros se ponían el bañador y muchas mujeres la parte de abajo del bikini.




Como el nudismo era una práctica que crecía en Catalunya y además atraía a un tipo de turista tranquilo y respetuoso, en muchas localidades catalanas, a menudo a petición de los usuarios locales, se impulsó que hubiera alguna playa nudista señalizada en el municipio. En Barcelona en 1997 el Ayuntamiento creó una playa nudista en la Mar Bella, levantando una duna con vegetación que separara visualmente el paseo de la gente que se bañaba y tomaba el solo desnuda, y resultó ser un éxito. Pero siete años más tarde el consistorio tomó un decisión que dio una estocada de muerte a aquella playa urbana como zona nudista. Confundiendo el hecho de que entre los nudistas hay usuarios gays que hacen nudismo sin sentirse criticados, otorgó la concesión del chiringuito de aquella playa a un bar de ambiente gay que pasó a formar parte del circuito gay internacional de Barcelona. Y de golpe y porrazo la playa fue invadida cada día por centenares de homosexuales masculinos extranjeros con bañador de última tendencia, que iban allí como lugar para conocer gente. Y pasó de ser una playa de hombres y mujeres, también familias y niños que hacían nudismo, a ser una playa casi exclusiva de hombres, la mayoría gays y con bañador "mirando si me miras".




Pero la estocada que están viviendo ahora las playas de tradición nudista, es que mientras hace diez o treinta años se respetaban, quiero decir que no eran ocupadas por familias, parejas y grupos de jóvenes no nudistas, desde hace unos cuatro o cinco años playas históricamente nudistas, como la cala de Illa Roja en Begur y Palss, la Cala Bona o Waikiki en Tarragona y buena parte de las playas nudistas de la Costa Brava y todo el litoral catalán, a pesar de estar indicadas como playas nudistas, están siendo ocupadas masivamente por grupos, familias y personas y grupos que llegan en barca que no hacen ni nudismo ni topless. Y este año con la Covid-19, la situación ha empeorado. No han venido los turistas extranjeros que sí hacían nudismo e iban a aquel playas a hacerlo, y tampoco han venido los turistas europeos que no hacen nudismo y por tradición cultural acostumbran a respetar las indicaciones. Y si no pensaban hacer nudismo no iban a las playas señalizadas nudistas. Y se ha dado el hecho que muchas de las playas señalizadas nudistas han sido invadidas masivamente por familias autóctonas y grupos de jóvenes que no hacen ni nudismo ni topless.




Esta problemática tiene una difícil solución dado que mientras sí se puede sancionar a quien se baña desnudo en una playa no nudista, no hay ningún marco legal para prohibir ir en bañador a una playa nudista. El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, después de estudiar la problemática a petición de las asociaciones naturistas, pidió a los ayuntamientos que señalen y rotulen más claramente las playas nudistas. Pero con esto no hay suficiente, porque para muchas familias, grupos de jóvenes y de homosexuales masculinos que no hacen nudismo, mola mucho ir en grupo a las playas nudistas. Y un servidor que hace nudismo, sintiendo comentarios de grupos familiares y de grupos de hombres gays que no hacen nudismo, sobre "aquella gorda en bolas con la barriga colgando", sobre aquellos "que van depilados" o sobre aquellos "que no van depilados", añoro aquellos dos o tres mirones autóctonos de edad avanzada o inmigrantes que se ponían en las rocas del fondo a mirar, y te hacían pensar que la especie humana, con los años y con más educación, evolucionaba.

Xavier Rius Sant
Periodista freelance y escritor catalán, especializado en temáticas de derechos humanos, conflictos internacionales, mundo árabe, inmigración, ultraderecha y terrorismo.


Fuente: https://www.eltriangle.eu/es/opinion/el-fin-de-las-playas-nudistas_107125_102.html

Las fotografías no pertenecen al artículo y proceden de google, si encuentras una tuya y no quieres que esté en nuestro blog, avísanos y lo eliminaremos.

miércoles, 16 de septiembre de 2020

El desnudo en el arte. Esos locos bajitos.


Siguiendo con la serie de artículos referidos al desnudo en el arte hoy le ha tocado el turno a “esos locos bajitos” que cantaba Serrat.
LA RISA DEL MAR Rebolledo, Benito (1880-1964) 1908
LA RISA DEL MAR
Benito Rebolledo
1908

Es bastante complicado encontrar pinturas de niños y niñas desnudos, supongo porque no es, en el mercado del arte, pintura que pueda venderse fácilmente. Por otro lado, pesan mucho también los prejuicios y las reticencias a meterse en estos terrenos pantanosos que siempre puede conducir a malas interpretaciones. 


Así y todo tenemos grandes artistas que se han atrevido con el tema con resultados sublimes, es el caso de Joaquín Sorolla a quién hemos recurrido en numerosas ocasiones para ilustrar nuestros artículos, porque refleja claramente la esencia de la libertad de ir desnudos en situaciones lógicas y cotidianas.

CHICO EN LAS ROCAS, JAVEA
Joaquín sorolla
1905
Tengo la suerte de contar en mi grupo de amigos a familias jóvenes con niños pequeños y cada vez que tenemos la oportunidad de compartir unos días juntos, disfrutando de la amistad que nos une, es una maravilla ver como los niños y niñas se lo pasan a lo grande estando desnudos al igual que los mayores.

Ellos han nacido y crecido en familias nudistas y es lo más natural del mundo compartir los juegos con sus amigos con la total libertad que les da el ir sin ropa. No se lo piensan, están esperando ansiosos el momento de encontrarse con sus amigos y jugar y reír con otros niños que en este entorno también van desnudos. No hay pudores, no hay vergüenzas, sus cabecitas están libres de toda esa carga represora en lo referente a sus cuerpos que ya se encargará la sociedad de inculcarles. Pero los niños que nacen y crecen en familias nudistas ya van vacunados contra esos complejos, y si quizá en la adolescencia vuelven a lo textil, siempre defenderán que nada tiene de malo el nudismo.

CHILDREN BATHING
John Singer Sargent

Como dice Macarena en el artículo: A la playa en familiaA los niños todas esas cargas morales que tenemos instaladas los adultos les importan poco, siempre que no se las hayamos instalado nosotros en sus cabezas.”  Ellos solo quieren jugar, y ser niños y si han crecido en un entorno donde el ir sin ropa no es algo que se relacione con algo malo ni pecaminoso no lo entienden como tal.

NIÑOS JUGANDO CON CANGREJOS
Thomas Pollock Anshutz



Algunos artículos se han escrito en este blog y en otras publicaciones sobre las cargas morales que arrastramos por el hecho de pertenecer a una sociedad que se rige por normas históricamente establecidas. Son normas que aceptamos o no los adultos para poder convivir en sociedad. Algunas son fundamentales para una buena convivencia, otras son relativas y afectan a la libertad de cada individuo a vivir como más le guste. Si a nuestros niños y niñas les demostramos con el ejemplo que nuestros cuerpos no tienen nada de malo ni pecaminoso ellos crecerán con esa idea y aunque luego la vida les haga elegir, lo harán sobre la base firme de no avergonzarse de sus cuerpos.

NIÑO DESNUDO EN LA PLAYA
John Singer Sargent

Pero el propósito de este artículo es indagar un poco en la pintura que exprese estos conceptos y formas de entender la libertad de ir sin ropa desde la mas tierna infancia.

Especial atención quiero dedicar al pintor Benito Rebolledo Correa, Chile (1880-1964) que he descubierto en esta búsqueda. Su obra se ha vinculado muy estrechamente al estilo de Sorolla.

INES
Benito Rebolledo 

NIÑOS EN LA PLAYA DE CORREA
Benito Rebolledo 

LA BAÑISTA DE CORREA
Benito Rebolledo 

LA BRISA DEL MAR
Benito Rebolledo 

Espero que la selección que he elegido os guste y disfrutéis tanto como yo de esas magníficas pinturas.

Quique

Fuentes: Todas las imágenes están sacadas de Google.